jueves, 23 de abril de 2009

A a sombra de la Gloria




A la sombra de la
Gloria

Poema del libro

Me duelen los recuerdos, una infancia quebrada
tratando de entender porque queriendo realizar
mis sueños,debía obedecer lo incomprensible...

Me duele recordar mi adolescencia.
Poemas encendidos y un amor que se fue.
Mas tarde aquel horror y la locura...

Mi país, la metralla, las calles de París, enmudecidas
ante el paso implacable del invasor
y una furia interior,borrando el raciocinio...

Quise ser un poeta y tanta otras cosas
me quedé en el intento. Soy un alma que llora
sus fracasos, soy un hombre que vive y está muerto...

Maurice Duclos en la pluma de Lydia Raquel Pistagnesi..

Capitulo I

Corría el año 1969, era una tarde calurosa de enero, sin embargo, ya se percibía esa suave y fresca brisa características en los atardeceres de mi pueblo al sur del gran buenos Aires, que nos permitìa dormir plácidamente durante la noche, causante de envidia entre los amigos y familiares de la ciudad que se disputaban el privilegio de visitarnos los fines de semana.
Nuestra pinturerìa estaba ubicada en la calle principal del pueblo, a media cuadra de la estación ferroviaria, lo que representaba un constante movimiento de personas, beneficioso para el comercio del lugar.
Era hora de cerrar el negocio, pero el cansancio provocado por el excesivo de trabajo me llevo a levantar la vista y mirar al exterior. En el umbral, un hombre mayor me observaba sonriente: alto, delgado, elegante:; una pipa colgaba displicente a un costado de su boca.
Avanzó hacia mí,advertí una leve renguera en su pierna izquierda. Llegó al mostrador y preguntó con voz pastosa_Nenà, eres la hija del dueñò?_ Había en su pronunciaciòn un marcado acento extranjero. Contesté entre asombrada y divertida_ No señor, soy su esposa.-Una contagiosa carcajada inundó el recinto_Oh, Hector, Hectitor, ven aquí ladrón de cunàs_El salió sonriendo y se abrazaron. Después de unos instantes, ambos se acercaron a mí_ Lydia , te presento a un gran amigo, Maurice Duclos, la mano derecha de Charles de Gaulle en la Segunda Guerra Mundial_ Dijo mi esposo.
Un suave cosquilleo recorrió mi cuerpo¿miedo, admiraciòn?, no podría explicarles. Tenia ante mí, nada mas ni nada menos que al coronel Saint jacques, azote de las tropas nazis durante la ocupación de Francia. Si duda el comprendiò mi estupor pues besando mi mano dijo_Nenà, soy un anciano pacifico y feliz, desde hoy, tu amigo_
Y así fue,porque a través de los años, aprendí a conocer al hombre y al militar..

11 comentarios:

Maria Sanguesa dijo...

Hola, Lidia, te felicito por los textos que nos vas ofreciendo sobre tu novela histórica. Es un privilegio el haber podido conocer tan de cerca a personas que han sido tan relevantes en las complicadas páginas de nuestra historia contemporánea. Un beso: María.

Alma Mateos Taborda dijo...

Acá estoy, ya amaneciendo pero caminando por las letras de tus importantes historias. Besos!

Lydia Raquel Pistagnesi dijo...

Gracias querida amiga.
De a poco irè pasando al blog mi novela històrica,Te cuento que Maurice Duclos fue un heroe,pero sobre todo un gran poeta y mùsico pero la vida lo habia enfrentado con ese moustro que es la guerra y se viò obligado a cambiar sus sueños por la libertad de su paìs.
Tu amiga

Lydia Raquel Pistagnesi

Lydia Raquel Pistagnesi dijo...

Gracias Alma por entrar a mis blogs. Ademas te dejo mi mail(L.Pistagnesi@gmail.com) me interesaria que me envies alguno de tus trabajos. Pienso abrir un blog para agasajar a todos mis amigos exponiendo en èl sus trabajos.
Besosssssssssssssssssssssssss

Lydia

El Infalible dijo...

excelente texto.. me ha gustado mucho..
saludos

L.N.J. dijo...

Hola Lydia, encantada de conocer tu blog, y a tí, a través de él.
El poema es precioso, qué bonito.
Cómo se hacen conjugaciones con las palabras y la vida, " A la sombra de la Gloria ", me has recordado al ser victorioso, que no deja atrás su sombra, su alegría ni su penumbra. Para no caerse desde muy alto, él sabe que lo está; pero es prudente,sabio y leal a sí mismo, un misterio.

Saludos.

Lydia Raquel Pistagnesi dijo...

Gracias Infalible por llegar hata mi casa y regalarme tus palabras
Carinos
Lydia

Lydia Raquel Pistagnesi dijo...

L.N.J
Gracias por esos conceptos que has dejado en mi blog. Desde ya eres una amiga mas y puedes tomar si quieres algo de Èl
Besosssss
Lydia

Leo dijo...

Hermosa dedicatoria, querida Lidia,
al Sr. Duclos. Desde algún lugar estará sonriendo y recordando a la niña que hoy mujer, le ofrece el reconocimiento más valioso, plasmado en tus escritos dándolo a conocer al mundo entero.
Yo te doy las gracias por él.
Leonor

Lydia Raquel Pistagnesi dijo...

Infalibwel, gracias por tu comentario
Besos
Lydia

Lydia Raquel Pistagnesi dijo...

Querida Leo
Gracias por tus palabras y por tu compañia
Besos
Lydia